Escudo de la República de Colombia Escudo de la República de Colombia
Panel de Accesibilidad
AHORA
Repertorio Musical
Análisis UNAL

30 años del fin del Apartheid

Reproducciones: 0

Nelson Mandela votó por primera vez en su vida el 27 de abril de 1994 en Inanda, una zona pobre en las colinas sobre la ciudad de Durban. La elección del lugar demostró que el futuro presidente de Sudáfrica no había perdido ni un ápice de su capacidad simbólica tras 27 años como el preso político más famoso del mundo. Tras depositar su voto, Mandela se dirigió a la cercana tumba de John Dube, primer presidente de su partido, el Congreso Nacional Africano (ANC). «Vengo a informarle, señor Presidente», dijo con su timbre resonante, «de que Sudáfrica es ahora libre».

Treinta años después, Sudáfrica es innegablemente un país libre. El mal del apartheid ha desaparecido. Una constitución liberal garantiza que los sudafricanos puedan decir lo que quieran, mudarse adonde quieran y casarse con quien quieran. Un estado de bienestar básico ha sacado a millones de personas de la indigencia. Los sudafricanos se relacionan más con personas de otras razas. Más de tres cuartas partes afirman que es más lo que les une que lo que les separa, según el Barómetro Sudafricano de la Reconciliación (SARBS), una encuesta bienal. Las elecciones del 29 de mayo serán libres y justas. Estos avances no estaban garantizados. Algunos temían que Sudáfrica cayera en la guerra civil o la autocracia. 

La democracia ha sido un juego de dos mitades: en los primeros 15 años se produjeron mejoras generalizadas en la vida de la gente, pero los últimos 15 han sido sombríos. El desempleo ha aumentado del 20% en 2008 al 32% en la actualidad. El PIB por persona es inferior al de 2008 una vez ajustado a la inflación. La tasa de homicidios es la más alta de los últimos 20 años. El año pasado se registraron cortes de electricidad sin precedentes. Los investigadores de la Encuesta Sudafricana de Actitudes Sociales (SASAS) señalan que el sondeo del año pasado registró los niveles más altos de ambivalencia sobre si la democracia era preferible a la autocracia. Un 72% afirma que dejaría de votar si un gobierno no electo pudiera garantizarles empleo, seguridad y vivienda, señala Afrobarometer, una encuestadora panafricana.

Análisis UNAL: Saber para interpretar.

Twitter: @RadioUNAL@RadioUNALmedellin Instagram: @RadioUNAL Facebook: @RadioUNAL